Al viajar... Modere el tono agresivo

Al viajar... Modere el tono agresivo
por Andrés McAlister

Es importante ajustar la actitud cuando se viaja a otros países con culturas diferentes. He viajado por todo el mundo y eso me ha brindado gran experiencia a la hora de trabajar e interactuar con gente de diversas culturas.

Lo he hecho por trabajo y por placer y he encontrado un denominador común: es fundamental reducir la velocidad y adaptarse al entorno. ¡Es común que a quienes vivimos en Estados Unidos nos perciban como demasiado agresivos!

La gente de otras culturas piensa que los estadounidenses son excesivamente agresivos, incluida la de algunos lugares que he visitado, como África, América Latina, Asia y varios países de Europa.

En la mayoría de los lugares he tenido que controlar mi aparente agresividad. En los viajes a mi hogar en el Uruguay, mi padre solía decirme que era demasiado agresivo. Esto me permitió darme cuenta que tenía que bajar el volumen algunos decibeles para no parecer grosero.

Percibí que el nivel de estrés con el que había aprendido a convivir en los Estados Unidos así como el ritmo de mi empleador eran exasperantes para gran parte del mundo. Cada vez que viajaba por trabajo esto se hacía evidente, pero no siempre al principio del viaje. Comprendí que tenía que recordar las palabras de mi padre y ajustar mi tono y mi actitud.

Creo que esta es una lección para todos nosotros: debemos ajustar nuestra actitud cuando tratamos con los demás. Si nos sensibilizamos con lo que sucede a nuestro alrededor viviremos una vida mejor y lograremos conectarnos más. He utilizado esta técnica en mi trabajo, tanto aquí en los Estados Unidos como en el exterior, y siempre me ha dado muy buen resultado.

Pruebe esta técnica y vea si no mejora los resultados. En principio, si su personalidad suele ser agresiva, también da resultado con su familia y amigos. ¡Haga la prueba!