Cómo el coaching cambió mi vida

Cómo el coaching cambió mi vida
por Andrés McAlister

Mi carrera en coaching comenzó al probar diversos métodos de terapia para mejorar mi vida. Hice terapia individual, grupal y de pareja. Cada vez que estaba en pareja terminaba yendo a terapia, hasta que un día fui a una terapeuta nueva que resultó ser la más inteligente de todas. La terapeuta me dijo, “has hecho suficiente terapia, te recomiendo que sigas el método Hoffman, que es el que yo acabo de finalizar el fin de semana pasado”. Eso me dio la pauta de que se trataba de una nueva etapa de mi vida, aunque no me di cuenta de inmediato. Tomé el curso Hoffman y aprendí mucho sobre mí mismo. Sin embargo, encontré que me resultaba difícil integrar las técnicas Hoffman en mi vida diaria; era complicado hacerlo sin tener un coach a mi lado y no contaba con uno en ese momento.

Por lo tanto aprendí y continué con mi búsqueda, que se tornó cada vez más en un trayecto en el que aprendía más sobre mí mismo y menos sobre lo que sucedía a mi alrededor. Me di cuenta que cuanto más comprendía y tomaba conciencia de mi mundo interior, más lograba atraer experiencias diferentes desde fuera de mí mismo.

Durante ese período también descubrí algunos programas en CD, muchos de ellos eran de Wayne Dyer, pero además hubo muchos otros. Hasta que un día recibí una oferta de la gente del Método Sedona y me compré el libro y el programa básico. Comencé a poner en práctica el método de inmediato, pero lo perdí en una de mis mudanzas. Creo que perdí el programa. Un par de años más tarde recibí otra oferta del Método Sedona y de ahí en adelante nunca más lo dejé. Tomé el curso básico y todos los demás cursos disponibles en ese entonces, incluidos el coach nivel I y nivel II. Luego, el Método Sedona ofreció el Curso de Certificación Avanzada de un año y también lo tomé. Me impresionó la forma en que su fundador Lester Levenson logró curarse de una enfermedad que los médicos habían aseverado que era terminal. Vivió 42 años más, aunque le habían diagnosticado dos semanas de vida.

Me recomendaron ante el presidente de la academia estadounidense de capacitación en hipnosis American Hypnosis Training Academy para tomar cursos de programación neurolingüística y la academia me aceptó. Tomé todos los cursos del programa para lograr el título de Practicante de Programación Neurolingüística.

A través de este proceso aprendí mucho sobre mí mismo y sobre cómo el coaching me podía ayudar. También aprendí cómo ayudar a otros a seguir adelante con sus vidas y alcanzar una vida más acorde con lo que cada uno quiere, mientras encontraba la manera de eliminar la resistencia al cambio y también soltar viejas creencias, emociones y sentimientos. Al mismo tiempo, empecé a capacitarme con Robert Stuberg y su programa “Los 12 secretos de la vida”. Combiné lo aprendido en su programa con el Método Sedona y lo convertí en una combinación única de la ley de atracción, previa liberación. Dejar atrás mis emociones, sentimientos y creencias me ayudó a estar presente y vivir en el presente. Eso es lo que el Método Sedona ha hecho por mí. El programa de Robert nos ayudó a mí y a mis clientes a atraer los objetivos que queremos lograr. Me parece una gran combinación de herramientas. Por supuesto que utilizo toda mi experiencia de vida y al mismo tiempo otros elementos tales como la programación neurolingüística. Estoy convencido que puedo ayudarlo de la misma manera que todas estas experiencias y capacitación me han ayudado a mí. Aprenderá rápidamente las técnicas que lo ayudarán por el resto de su vida.

Así como todo esto me ayudó a mí, creo que yo puedo ayudarlo a usted a recorrer este camino.